Descubra cómo una organización de la sociedad civil argentina logró impartir clases de ajedrez en línea

Antes de la COVID-19, El Caballito de Palermo, una organización multidisciplinaria de la sociedad civil en Buenos Aires, Argentina, dedicada a apoyar el desarrollo de las competencias cognitivas y emocionales de los niños mediante el juego de ajedrez, realizó con éxito clases donde diez profesores y más de 50 aliados enseñaron ajedrez a 1.000 estudiantes durante un año. 

Pero la pandemia puso fin súbitamente a sus actividades y a su principal aspiración; que los estudiantes desarrollaran competencias de pensamiento que incluyeran la concentración, la memoria, el pensamiento alternativo y la planificación lógica y matemática. No hace falta decir que estaban descontentos, y sus estudiantes también.

Después de buscar alguna una solución para trasladar su proyecto en línea, descubrieron que CanopyLAB ha ayudado con éxito poner en línea a muchas escuelas y universidades, tanto a sus programas oficiales como a las actividades extracurriculares o extraescolares. Después de entrar en una alianza, El Caballito de Palermo ha aumentado su alcance y ha logrado entrenar a muchos profesores a través de clases de ajedrez digital.

En los últimos cuatro meses, El Caballito de Palermo ha expandido su presencia en el mundo de la educación innovadora, compartiendo sus metodologías, recursos y experiencia en ajedrez a través de una variedad de cursos explícitamente dirigidos a audiencias más allá de los maestros. Su oferta de cursos incluye cursos diseñados para madres, padres y cualquier otra persona interesada en aprender y enseñar ajedrez. 

 

CanopyLAB nos ofrece una oportunidad única para ampliar nuestro alcance a nivel educativo y para entrenar a nuevos profesores en el uso del ajedrez como herramienta para el desarrollo cognitivo. Estamos muy contentos de trabajar junto a CanopyLAB porque proporcionan un excelente apoyo y servicio para el uso de su plataforma»

Diego López, Director Ejecutivo, El Caballito de Palermo

 

La retroalimentación de los usuarios es esencial para Caballito, ya que ellos entienden la creación del curso como un proceso en el que sus usuarios juegan un papel vital en el crecimiento de su organización. Otros objetivos incluyen la promoción de la creatividad, la innovación y el trabajo en equipo. El mayor desafío es traducir los talleres presenciales a un entorno virtual que facilite el desarrollo de competencias para los niños de todas las edades. 

Caballito quiere asegurarse de que cada estudiante aprenda a resolver diversos problemas, a tomar decisiones difíciles y a comprender cómo afrontar las consecuencias de sus acciones. Los resultados que quieren generar son que los estudiantes tengan un espacio para empujar sus límites, manejar la frustración y tolerar la adversidad.

 

¡Descubra CanopyLAB hoy! Solicita una demostración