¿Qué debes considerar al escoger un compañero de estudio?

¡Una vez más llega el momento del año en que debes elegir un compañero de estudio! En un mundo ideal, todos tus posibles compañeros de estudio tendrían la misma disciplina, hábitos de estudio y objetivos que tú. Sin embargo, sabemos lo difícil que puede ser elegir un compañero de estudio en la realidad, especialmente si no conoces bien a tus compañeros de clase. Estudiar con un compañero del colegio puede ser muy beneficioso, ya que puede ayudarte a discutir temas, resolver preguntas, obtener apoyo cuando estudias para un examen o, en general, mantenerte motivado. ¡Sigue leyendo para que aprendas las caracterísiticas más importantes que debes tener en cuenta al escoger un compañero de estudio!

1.Ten en cuenta tu estilo de aprendizaje
¿Eres una persona a la que le gusta sentarse en el mismo espacio que su compañero de estudio y revisar los materiales juntos? ¿Te gusta debatir todos los temas estudiados en clase? ¿O prefieres reunirte únicamente para hablar de temas que no te hayan quedado claros? Establecer expectativas claras desde el principio es importante para que ambos sepan qué buscan exactamente y si sus estilos son similares o están buscando algo totalmente diferente.

 

2. Considera el lugar y la hora de tus reuniones de estudio
Es importante tener en cuenta donde vive cada uno y que tan ocupado están sus horarios para definir a dónde se van a reunir y que tan seguido. Por ejemplo, si vives en una ciudad grande, lo más probable es que sea mejor tener un compañero de estudio que viva cerca a tu casa. Asi mismo, es muy conveniente que ambos tengan horarios similares y se puedan encontrar en los horarios establecidos.

 

Si vives en una ciudad grande, es mejor que tu compañero de estudio viva cerca a tu casa.

 

3. Piensa bien si quieres reunirte en persona o prefieres hacerlo a través de una video llamada
Cada uno tiene sus ventajas. Reunirse en línea puede hacer que el proceso de estudiar juntos sea más práctico y efectivo, mientras que reunirse en persona puede ser más divertido y dinámico. Dependiendo de donde vivas, también es probable que debas tener en cuenta aún la pandemia del COVID-10 y lo difícil que puede ser para algunas personas reunirse en persona. Decide si te sientes más cómodo reuniéndote en línea a través de videollamadas, o si prefieres reunirte en persona para tratar temas específicos o evaluarse el uno al otro, ¡o puedes considerar una combinación de ambas modalidades!

 

4. Elige una persona que tenga unos resultados académicos similares a los tuyos
Para crear una relación en la que todos se vean beneficiados, considera una persona que tenga un nivel académico similar al tuyo o que pueda desafiarte para mejorar. Ya que la idea de tener un compañero o grupo de estudio es que todos se vean beneficiados y obtengan los resultados que esperan, es importante que haya equilibrio para que no pierdas tiempo valioso. Recuerda que un grupo de estudio no es lo mismo que una tutoría.

 

5. Busca una persona que tenga metas similares a las tuyas
¿Qué tan importante es para ti obtener buenas calificaciones o comprender al cien por ciento los temas vistos en clase? Al elegir un compañero de estudio, es clave pensar en una persona que persiga los mismos resultados que tú y tenga prioridades académicas iguales o al meos muy similares. En lugar de convertirse en una distracción, un compañero de estudio debe apoyarte para que ambos puedan alcanzar sus metas académicas.

 

Es clave pensar en una persona que persiga los mismos resultados que tú y tenga prioridades académicas iguales o al menos muy similares.

 

6. Considera a alguien que sea una influencia positiva en tu vida
Es posible que tengas un compañero que tenga un método de estudio infalible, o alguien que es incluso más organizado que Marie Kondo. Aunque todos tenemos algo que aprender unos de otros, es posible que te sientas más motivado si ya conoces las habilidades de estudio específicas de tu compañero de estudio y quieras aprender más de ellas.

 

7. ¡Recuerda divertirte!
Aunque el objetivo principal de tener un compañero de estudio es ayudarse mutuamente a comprender mejor lo que se discute en clase o aprobar un examen, puede ser aún más beneficioso si se agrega un elemento social. Participar en una actividad social puede disminuir el estrés y ayudar a aliviar cualquier sentimiento abrumador. Esto no significa que tengas que volverte el mejor amigo de tu compañero de estudio, pero intenta ir a tomar un café, dar un paseo o jugar un juego durante tus descansos y conocer más a la otra persona.

 

Recuerda que lo más importante de tener un compañero de estudio es que ambos se vean beneficiados. Asi que asegúrate de dar el mismo compromiso, disciplina y conocimiento que esperas recibir. Al final, el punto de tener un compañero de estudio es encontrar un apoyo para alcanzar tus metas y ayudarse el uno al otro. ¡Buena suerte! 

 

Sign up to The LAB today and join a global community of youth leaders who change the world one action at a time.