Evaluación y Retroalimentación: La cuarta área de las Competencias Digitales Docentes

 

Uno de los retos más desafiantes de la educación ha sido la manera de cómo se evalúan a los alumnos pues las materias y prácticas que aprenden todos los días pueden ser valorados y calculados de la misma manera.

 

Uno de los retos más desafiantes de la educación ha sido la manera de cómo se evalúan a los alumnos pues las materias y prácticas que aprenden todos los días pueden ser valorados y calculados de la misma manera. Por años, los exámenes de conocimientos se han convertido como el instrumento de evaluación permanente, sin embargo, este tipo de valoraciones son ya obsoletas pues no logran medir por completo todos los tipos de aprendizajes que los alumnos absorben.

 

Es a partir de esta problemática que en la elaboración del “Marco Europeo para la Competencia Digital del Profesorado” (European Framework for Digital Competences for Educators: DigCompEdu), la Comisión Europea integró un área que vela específicamente por las competencias digitales docentes entorno a las evaluaciones, ya que los educadores pueden hacer uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación para llevar a cabo valoraciones mucho más personalizadas y con diferentes objetivos.

 

¿De qué se trata el área de Evaluación y Retroalimentación del DigCompEdu?

Esta área se trata de la mejora de las estrategias de evaluación preexistentes con ayuda de las TIC. Sin embargo, la Comisión Europea señala que los resultados no deberían quedar como un puntaje, sino que la información que se recoja puede ser analizada y en base a ello, el docente podrá corregir y/o mejorar las lecciones y además, saber qué alumnos se acoplan a sus metodologías de enseñanza.

 

Tres Competencias digitales docentes entorno a la Evaluación

A. Estrategias de Evaluación:

Según Díaz Barriga y Hernández, las estrategias de evaluación “conjunto de métodos, técnicas y recursos que utiliza el docente para valorar el aprendizaje del alumno”. En esta competencia, el docente debe ser capaz de utilizar las tecnologías para la evaluación formativa y sumativa. Además, mejorar la diversidad y la idoneidad de los formatos y enfoques de evaluación.

 

En esta competencia, el docente debe ser capaz de utilizar las tecnologías para la evaluación formativa y sumativa. Además, mejorar la diversidad y la idoneidad de los formatos y enfoques de evaluación.

 

Las actividades dentro de esta competencia pueden lograrse a través de:

    • Utilizar herramientas de evaluación digital para monitorear el proceso de aprendizaje y de esta manera, obtener información sobre el progreso del alumnado.
    • Utilizar tecnologías digitales para mejorar las estrategias de evaluación formativa, por ejemplo, usar sistemas de respuesta en aula, cuestionarios y juegos.
    • Además, mejorar las evaluaciones sumativas con pruebas basadas en computadora, implementando audio y video, simulaciones.
    • Usar tecnologías para el andamiaje de las tareas de los alumnos y su evaluación, a través de portafolios digitales.
    • Usar una variedad de formatos de evaluación digital y no digital, y conocer sus beneficios y desventajas.
    • Por último, el docente puede reflexionar de manera crítica sobre la importancia de sus enfoques de evaluación digital y adaptar a los resultados.

 

B. Análisis de pruebas:

Construir la aptitud para analizar la evidencia recogida de los resultados de las evaluaciones es un reto que los docentes pueden lograr en esta era digital. El profesor debe ser capaz de generar, seleccionar, analizar de manera crítica e interpretar la evidencia digital de las actividades digitales, rendimiento y progreso de los estudiantes con la finalidad de informar en qué etapa se encuentra la enseñanza y el aprendizaje de cada uno.

 

El profesor debe ser capaz de generar, seleccionar, analizar de manera crítica e interpretar la evidencia digital de las actividades digitales, rendimiento y progreso de los estudiantes

 

Las actividades dentro de esta competencia pueden lograrse a través de:

    • Diseñar e implementar actividades de aprendizaje que generen datos sobre la actividad la actividad y rendimiento del alumno.
    • A su vez, estas mismas tecnologías deben usarse para registrar, comparar y sintetizar datos para el progreso del alumno.
    • Tener en cuenta que la actividad del alumno en entornos digitales genera datos que se utilicen para informar la enseñanza y el aprendizaje.
    • Analizar e interpretar la evidencia y/o resultados disponible sobre la actividad y el progreso del alumno, incluidos los datos generados por las tecnologías digitales utilizadas.
    • Considerar, combinar y evaluar diferentes fuentes de evidencia sobre el progreso y el rendimiento del alumno.
    • Valorar de manera crítica la evidencia disponible para informar la enseñanza y el aprendizaje.

 

C. Retroalimentación y planificación

Por último, el profesor podrá ser capaz de otorgar un feedback y planear estrategias en base a ello si utilizar herramientas digitales que le proporcionen estos datos de manera puntual y oportuna. Además, parte de sus aptitudes deben ser las de adaptar de forma adecuada las estrategias de enseñanza y proporcionar apoyo orientado, basado en la evidencia generada por las herramientas digitales. Asimismo, el docente debe saber cómo proporcionar esta evidencia al alumno y los padres de familia para que entre estos diferentes actores se puedan tomar decisiones.

 

Parte de sus aptitudes deben ser las de adaptar de forma adecuada las estrategias de enseñanza y proporcionar apoyo orientado, basado en la evidencia generada por las herramientas digitales.

 

Las actividades dentro de esta competencia pueden lograrse a través de:

    • Usar la tecnología digital para calificar y dar retroalimentación sobre las tareas enviadas electrónicamente.
    • Utilizar sistemas de gestión de evaluación para mejorar la efectividad de la provisión de comentarios.
    • Usar tecnologías digitales para monitorear el progreso del alumno y brindarles apoyo personalizado cuando sea necesario, hasta comentarios personales y. Si los resultados no son favorables, se deben adaptar las prácticas de enseñanza y evaluación, en función de los datos generados por las tecnologías usadas.
    • Evaluar e interpretar los resultados de evaluaciones formativas, sumativas, de autoevaluación y de pares.
    • Usar tecnologías digitales para permitir a los alumnos y/o padres mantenerse actualizados sobre el progreso y tomar decisiones informadas sobre futuras prioridades de aprendizaje, asignaturas opcionales o estudios futuros.

Los sistemas de evaluación evolucionan con el tiempo y se van adecuando tanto a las metodologías del profesor como al avance de los alumnos.

 

En conclusión, los sistemas de evaluación evolucionan con el tiempo y se van adecuando tanto a las metodologías del profesor como al avance de los alumnos. Los docentes y las instituciones deben empezar a acomodar estas valoraciones, y no solo tomarlas en cuenta por sus facilidades sino por cómo se adecúan al paradigma actual de los alumnos del siglo XXI. Se debe recordar que la interpretación de estos datos pueden cambiar parcial o totalmente el rumbo del aprendizaje de los estudiantes.

 

TOP